Home operagastro.
Adv
| Condizioni generali per l'uso del sito | Statistiche by Google | Contatto | Links | Download |
Hígado encebollado S. Apeles
ingredientes:
- 2 cebollas (blancas) grandecitas.
- 3 filetes de hígado de ternera, cortados FINITOS, de unos 100 grs.
- cada uno.
- 1 vaso de vino blanco
- 1/2 vaso de whisky
- Pimienta blanca para moler
- Sal
- Aceite
preparación:
La cosa de la cebolla :
Picadlas en trozos pequeñitos (que no haya ninguno de más de 1cm x 1cm. Me ponéis una sartén de 25 cm. al fuego, con aceite de oliva virgen (y mártir si el cabrón de Franz Fischler se sale con la suya) recubriéndola el trasero (culo) cosa de un par de milímetros. El fuego muy, muy suave (en mi placa vitrocerámica al número 3, de 9 que tiene) y me la vais pochando (es decir : que se vaya poniendo blanca primero, suelta luego y, al final, transparente, sin que ningún trozo llegue a dorarse) removiendo, para ello, con una cuchara de madera de vez en cuando. El proceso puede llegar a durar (dependiendo de la estirpe de la cebolla) hasta 3/4 de hora. Cuando lleve 30 minutos, le añadís el vino blanco y subís el fuego un pelín (yo lo puse al 4).

La cosa del hígado :
El hígado ha de ser de TERNERA (no de vaca) y cuanto más clarito (rosadito) mejor. Las rajas MUY FINAS. En casa, con ayuda de unas tijeras, elimináis : 1) La piel exterior 2) Las fibrillas que, en determinados tramos, lo atraviesan 3) Los agujeritos (y la piel blanca que los recubre) de su estructura interna. Todo esto es un coñazo, pero imprescindible para que la gente no aborrezca (como lo aborrecen los niños de la generación de la posguerra, casi sin excepción) un manjar que es tan exquisito. Cortados los filetes en trozos de longitud no mayor de un dedo gordo y anchura no mayor de los dedos índice y corazón juntos, me los ponéis en un plato, los sazonáis, les echáis pimienta blanca recién molida (la marca DUCROS tiene un ingenioso bote-molinillo a esos efectos), el medio vasito de whisky y un chorreón generoso de aceite. Me lo dejéis macerar el todo un par de horitas. Cuando veáis que la cebolla va a estar a punto, echáis el hígado macerado en una sartén aparte, bastante caliente y le dais un par de vueltas (no más de 3-4 minutos).

observaciones:
Para presentar el plato: Le ponéis una capa de cebolla, que distribuís uniformemente, en forma de lecho, en el fondo. SOBRE dicha capa ponéis los trozos de hígado que correspondan a cada cual.
Home
Back
Print
Send
Adv
 
Adv
Sito ottimizzato per Internet Explorer 7, risoluzione 1024* 768