Home operagastro.
Adv
| Condizioni generali per l'uso del sito | Statistiche by Google | Contatto | Links | Download |
Lubina Don Guillermo
ingredientes:
* 1 lubina que pese un kilito más o menos y que rebose frescura
* 4 patatas Bintje
* 1 o 2 cebollas medianas
* 1 bulbo de hinojo
* 2 limones verdes de los pequeñitos
* 1/2 taza de aceite de oliva virgen
* Sal
* Eneldo (obtenido de los botecitos Ducros, o similar)
* Perejil
preparación:
Desescamad y eviscerad la lubina : lavadla (o que lo haga el pescadero, que para eso le pagáis). En una fuente de Pyrex colocad, por capas :
1) Las patatas, peladas, lavadas y cortadas en rajas de unos 5 m/m de grosor
2) La (s) cebolla (s) igualmente tratadas
3) El bulbo del hinojo, (previamente lavado) y asimismo "rajado".
Salad. Verted el zumo de uno de los limones. Cubrid con las hojas de perejil picaditas y esparcid eneldo sobre el conjunto.
En el horno, precalentado a eso de 150 grados C, mantened cosa de una horita.
Mientras tanto, con el resto del bulbo del hinojo haremos un picado fino. Con los tallos que de él emergen haremos un picado
transversal. Cogeremos la lubina y, salándola previamente por dentro y por fuera, la rellenaremos del picado fino y del picado transversal de hinojo. Añadiremos eneldo del botecito. Puestos a añadir, lo haremos con dos o tres rajitas del limoncito que nos quedaba. Y, si somos inmensamente ricos (Don Guillermo lo es) adquiriremos por 150 pesetas/unidad un convoluto de laurel, salvia, hinojo y romero (que fabrica "Plamesur" en Puerto Lumbreras (Murcia) y que expende Frutas Sánchez en la calle Ayala de Madrid, que provee, además de a Don Guillermo, a la Real Casa) el cual introduciremos en las enjundias del pececillo. (Si uno no es inmensamente rico, basta con envidiar -odiándoles, incluso- a Don Guillermo o al Rey, y no poner el
convoluto).
En uno u otro casos es llegado el momento de subir la temperatura del horno hasta 200 grados Celsius, depositar el cadáver
-debidamente aromatizado- del noble animal sobre el indicado lecho, y esperar cosa de 20 minutos (aquí la vista es la que trabaja -cosa que el aviador Joaquín García Morato ya señalara hace cosa de 60 años) Y ya está.
Don Guillermo fué felicitado por la diosa por la calidad culinaria de su preparado (quizá como consecuencia de la euforia que
en ella produjo la ingesta de una botellita de Marqués de Cáceres blanco, "Reserva Limousin", de D.O. Rueda, que el astuto dómine guarda para las ocasiones. La diosa partióse nuevamente para el Olimpo -no sin antes obsequiarle con una cálida mirada y un fugaz beso- dejando a Don Guillermo más perplejo aún -si cabe- sobre los peregrinos comportamientos de los humanos y los (casi) tan peregrinos de los dioses.
observaciones:
receta hogareña
Home
Back
Print
Send
Adv
 
Adv
Sito ottimizzato per Internet Explorer 7, risoluzione 1024* 768