Home operagastro.
Adv
| Condizioni generali per l'uso del sito | Statistiche by Google | Contatto | Links | Download |
Limones confitados
ingredientes:
preparación:
Según las preferencias de cada cual, se puede confitar: Limones enteros que no hayan sido sometidos previamente a tratamiento con productos insecticidas, lavados, de tamaño pequeño, de piel lisa y muy fina, pero no limones grandes de corteza espesa y rugosa.
Pequeños limones verdes exóticos, por lo general importados de las Antillas, también enteros.
Limones que no hayan sido sometidos previamente a tratamiento con productos insecticidas, sin pelar, lavados, cortados en rodajas de 1/2 cm, aproximadamente, despepitados. Limones pelados, desgajados, despepitados.
Cáscaras de limón: para ello, escoger también limones que no hayan sido sometidos previamente a tratamiento con productos insecticidas, de piel fina y lisa, pelarlos, eliminar la parte blanca de la corteza, lavar las cáscaras. Según por lo que se haya optado, preparar los frutos ateniéndose a la modalidad escogida.

Indicaciones dadas para la elaboración de frutas confitadas: (Son generales para todo tipo de frutas).
1.-Tras haber seleccionado los limones y haberlos preparado proceder de la manera siguiente:
2.- Preparar un almíbar ligero cuya cantidad deberá ser la suficiente para cubrir las frutas en el cuenco donde tendrá lugar la <<espera>>, es decir, el tiempo de reposo de las frutas entre dos <<baños>>. Este primer almíbar ligero necesario para iniciar los baños se compone de azúcar al que se agrega 1,5 litros de agua por kilo; poner a derretir a fuego suave en el caldero hasta que el azúcar quede disuelto y el líquido trasparente, pero sin llevar a ebullición. Iniciar entonces la serie de baños y de las esperas.
3.-El primer día, sumergir las frutas en el almíbar ligero caliente; al primer hervor, retirarlas con una espumadera y colocarlas en un bol lo suficientemente grande para que no queden apelmazadas; dar un segundo hervor al almíbar, verterlo sobre las frutas.
4.-El segundo día, verter el almíbar en el caldero, colándolo; llevarlo a ebullición y sumergir en el las frutas; en cuanto se reanude la ebullición, retirarlas con una espumadera y colocarlas en el cuenco, dar un segundo hervor al almibar y verter sobre las frutas.
5.-El cuarto día, colar el almíbar, llevarlo a <punto de capa> y sumergir en el las frutas, al primer hervor retirarlas al cuenco, volver a llevar el almíbar a punto de capa y verterlo sobre las frutas.
6.-El sexto día, colar el almíbar, llevarlo a <punto de hebra floja> y sumergir en el las frutas, al primer hervor retirarlas al cuenco, volver a llevar el almíbar a punto de hebra floja verterlo sobre las frutas.
7.-El noveno día, colar el almíbar, llevarlo a <punto de hebra fuerte> y sumergir en el las frutas, al primer hervor retirarlas al cuenco. Tirar entonces este primer almíbar y preparar uno nuevo, hacer en cantidad suficiente para efectuar cuatro baños, llevar este almíbar al punto de hebra fuerte y verterlo sobre las frutas., volver a llevar el almíbar a punto de hebra fuerte verterlo sobre las frutas.
8.-El duodécimo día, colar el almíbar, llevarlo a <punto de pequeño perlado> y sumergir en el las frutas, al primer hervor retirarlas al cuenco, volver a llevar el almíbar a punto de pequeño perlado verterlo sobre las frutas.
9.-El decimoquinto día, colar el almíbar, llevarlo a <punto de gran perlado> y sumergir en el las frutas, al primer hervor retirarlas al cuenco, volver a llevar el almíbar a punto de gran perlado verterlo sobre las frutas.
10.-El vigésimo tercer día, colar una última vez el almíbar; medirlo y verterlo en el caldero, agregándole 100 gramos de glucosa por litro; llevarlo a punto de bola flojo y sumergir en el las frutas, al primer hervor, retirarlas con una espumadera y ponerlas en el cuenco; llevar nuevamente el almíbar a punto de bola flojo y verterlo sobre las frutas. Tratándose de fresas, frambuesas, capullos de rosa no se agrega glucosa en el ultimo baño.
11.-El trigésimo octavo día, poner a calentar sin que llegue a hervir el contenido del cuenco, es decir el almíbar y las frutas; escurrir en un colador; dejar secar las frutas, colocándolas sobre una rejilla, unas al lado de otras.

observaciones:
receta hogareña
Home
Back
Print
Send
Adv
 
Adv